01 setiembre 2007

Mito Egipcio de la Creación


En el principio sólo existía un vasto océano llamado Nu. De este mar inmenso surgió una colina, y en la colina apareció el primer dios, Amón, quien sería identificado siglos más tarde con Ra.
El primer acto de Amón-Ra fue el de crear a los otros dioses. Al no tener pareja logró crear a estos seres por medio de la masturbación, para fertilizarse a sí mismo. Escupió entonces a Shu, el dios del aire, y luego a Tefnut, diosa con cabeza de leona y personificación la humedad. Estos gemelos fueron criados por Nu, el océano, y al crecer se unieron y concibieron a Gueb, dios de la tierra, y a Nut, diosa del cielo.
Había un gran amor entre Gueb y Nut, y de su unión surgió la fertilidad de la tierra, pero como estaban abrazados no había lugar entre ellos para que pudieran nacer las criaturas. Entonces, por orden de Amón-Ra, el padre de los dos, Shu, levantó el cuerpo de Nut, para que el aire estuviera entre la tierra y el suelo. De Nut y Gueb nacieron entonces los dioses Isis, Osiris, Neftis y Set.